Nov 15 / Jose Manuel Alcañiz

Tus Glúteos ¿Son un éxito o un fracaso?

Una actividad glútea correcta es de vital importancia para tener una espalda sana. Debido a que todas las energías que asumimos provenientes del suelo se deben primero a una acción que hemos hecho nosotros contra éste y lo que estamos obteniendo es una reacción desde el suelo.

 Esto es básicamente lo que explica Newton en su tercera LEY: 
“Para cada acción hay una reacción igual y en sentido opuesto.”

¿Cómo podemos relacionar esto con nuestros glúteos?

Pues éstos, al igual que los pies, son un sistema tampón; es decir, nos ayudan a asumir cargas, absorber fuerzas y generar una buena biomecánica al movimiento.

Tener unos glúteos en forma es necesario para que todas las fuerzas que suben desde el suelo sean absorbidas por estos, ya que son grande músculos sustentados por una gran estructura como son los iliacos, sacro y cadera. 

Conectan nuestro tronco con nuestra zona lumbar y así el resto de fuerzas ascendentes lleguen a nuestro tronco de manera adecuada.

El fracaso de esta musculatura glútea genera que las fuerzas y presiones se acumulen en la zona lumbar baja, la cual no está preparada para asumir tantas cargas ya que son músculos pequeños y sus estructuras óseas también. 

Esto va a generar problemas lumbares y desgastes articulares debido al sobre-esfuerzo provocando cargas innecesarias, y al final provocando patologías discales con el paso de los años.

En resumen, unos glúteos sanos, es decir exitosos, son algo de primera necesidad para cuidar nuestra espalda y son los encargados de asumir las cargas provenientes del suelo y así absorber toda esta energía.

Pues en esta fase de absorción de energías no solo actúan como musculatura importante los glúteos, si no también necesitamos un sincronismo de la faja abdomino-lumbar, suelo pélvico… del cual iremos hablando en posteriores artículos…

Tener los glúteos con actividad óptima nos ayudará a estar en mejor balance estando de pie, sentados en el trabajo, cuando nos agachamos a coger algo del suelo… es decir en casi toda actividad en nuestra vida diaria… 

Cabe añadir, que mantener este grupo muscular en condiciones nos va a generar grandes beneficios en nuestras rodillas ya que va a controlar las presiones que sufren estas durante la marcha, una sentadilla, carrera, salto… ya que va a disminuir el % de estrés articular, tendinoso, ligamentario… y son claves para no lesionar esta articulación… 

De la misma manera que tener una movilidad del pie entrenada va a generar grandes beneficios en nuestras rodillas y zona lumbar.

Por lo tanto hemos de entender que ambos sistemas como son el pie y glúteos tienen que estar en balance para que nuestros miembros inferiores y tronco puedan trabajar de manera óptima durante nuestra vida y durante el ejercicio que practicamos.

Como reflexión final: hay que tener en cuenta que podemos tener estos sistemas entrenados para el deporte que practicamos pero cuando subimos intensidad a ese deporte y frecuencia, puede que estos sistemas necesiten ser reeducados ya que nuestro cuerpo necesita una mayor exigencia ya que las fuerzas que asumimos son mayores.
Created with