Sep 15 / Julia Zatta

¿Sabías que el dolor físico y emocional se procesan en las mismas áreas del cerebro?

Procesamos el dolor físico y el dolor emocional en las mismas áreas del cerebro. Significa que el dolor físico y emocional se solapan en cuanto a experiencia. El estrés que experimentamos cuando nos duele algo en el cuerpo es similar al estrés emocional que transitamos durante un duelo o una pérdida.

Por esta razón es interesante conocer las 5 fases del duelo de Elisabeth Kübler-Ross. Son: rabia, tristeza, negación, negociación, aceptación. Estas emociones no se presentan de forma lineal sino que se alternan. Puede que un día estés triste, al siguiente enfadado y después en negación. Esto es completamente normal y humano.

Te cuento todo esto porque si tienes una lesión física que te causa dolor es probable que experimentes alguna de estas emociones. Tenerlas en cuenta ayuda a normalizar tus sentimientos en vez de luchar contra ellos. El proceso llega a su fin una vez podamos permanecer en la aceptación. 

Pero ten en cuenta que la aceptación no llega toda de golpe sino que aparece por momentos y de a poco se va consolidando.

El yoga brinda un alivio emocional que disminuye la percepción del dolor, no solo eso sino que sus efectos son cumulativos. En la práctica observamos nuestros estados emocionales a medida que movemos el cuerpo y respiramos de manera consciente y rítmica. Estas acciones son cómo un bálsamo regulador para nuestro sistema nervioso. Es por eso que salimos de clase mejor de cómo habíamos entrado.

El equilibrio emocional que nos brinda el yoga es cumulativo. Los momentos de paz, calma alimentan nuestro sentirnos a salvo. Estos pequeños momentos suman para devolvernos el equilibrio emocional. Así que no dejes de practicar yoga cuando tengas dolor. Bajo la guía de un profesor experto, puedes aprender a adaptar las posturas a tu cuerpo para poder seguir recibiendo los beneficios de la práctica.El equilibrio emocional que nos brinda el yoga es cumulativo. Los momentos de paz, calma alimentan nuestro sentirnos a salvo. Estos pequeños momentos suman para devolvernos el equilibrio emocional. Así que no dejes de practicar yoga cuando tengas dolor. Bajo la guía de un profesor experto, puedes aprender a adaptar las posturas a tu cuerpo para poder seguir recibiendo los beneficios de la práctica.

Espero que te haya gustado este post
¿Qué es lo que te resuena de lo que te he compartido?
Drag to resize
@zattajulia
www.juliazatta.com

Julia Zatta

"Ayudo a profesores de yoga a entender su cuerpo y a sentirse más confiados en su práctica y enseñanza del yoga.

Trabajo con profesores de yoga que quieren aprender anatomía para avanzar en su práctica y cuidar a sus alumnos de yoga."
Created with