Nov 8 / Julia Zatta

¿Se puede practicar yoga con dolor?

¿Qué es el dolor?
El dolor es una sensación negativa que nos alerta de que algo está mal en el cuerpo. A nivel de sistema nervioso el dolor provoca una “neurocepción” de peligro que activa nuestras respuestas de supervivencia. Cuando la respuesta de supervivencia se activa percibimos el mundo como hostil y nuestra sensibilidad al dolor aumenta. Es decir, permanecer en un estado de activación simpática retroalimenta nuestro dolor y negatividad.

Es una experiencia cuerpo-mente
En su libro “Yoga for Pain Relief” Kelly McGonigal describe el dolor como una experiencia del cuerpo-mente. Es decir que experimentamos el dolor en el cuerpo físico pero también a través de las emociones, pensamientos, estrés y proceso de aprendizaje. Es decir que cuando el sistema nervioso percibe el dolor como amenaza empezamos a implicarnos a nivel emocional y cognitivo para entender sus causas y buscar soluciones. Un ejemplo son los pensamientos rumiantes sobre las posibles causas de nuestro dolor, es un proceso natural en el que el sistema nervioso intenta aprender de lo ocurrido para evitar que eso vuelva a pasar.

Practicar yoga disminuye la percepción del dolor
Practicar yoga nos ayuda a regular nuestras emociones volviéndonos al equilibrio. Unos de los beneficios del yoga es que disminuye la percepción del dolor. Esto se atribuye a los beneficios físicos de la práctica, es decir sus efectos sobre el cuerpo. Pero también es consecuencia de cómo la práctica afecta el sistema nervioso. Cuando bajamos nuestros niveles de estrés y ansiedad, nuestra percepción del mundo cambia y con ella nuestra sensación de dolor.
En conclusión, practicar yoga con dolor es posible y recomendable.
Drag to resize
Julia Zatta
"Ayudo a profesores de yoga a entender su cuerpo y a sentirse más confiados en su práctica y enseñanza del yoga.
Trabajo con profesores de yoga que quieren aprender anatomía para avanzar en su práctica y cuidar a sus alumnos de yoga."
Drag to resize
Created with